JUGAMOS CON LOS NUMEROS.

 

CUENTO DEL NUMERO 1

Hace mucho tiempo los niños no conocían los números y cuando querían contar las cosas decían: uno, uno, uno,… pero luego no se acordaban de cuántos llevaban y tenían que volver a empezar.

Los números vivían solos, y estaban muy tristes porque no conocían las estrellas, el sol, la luna,… Un día el número 1 se asomó a la ventana y en el árbol que había a su lado se posó un pajarito que le dijo:

–      “Hola, soy el pájaro Pirulín. ¿tú quien eres? – le preguntó

–      Soy el número 1 y vivo aquí con mis hermanos, pero estoy muy triste porque no puedo salir de aquí. ¿Tú puedes volar?

–      -“¡Claro! – contestó el pájaro

–      ¿Y conoces a los niños?

–    –   ¡Claro, mi nido está cerca de un cole donde hay  muchos niños. Y cada día los veo como pintan en sus fichas, cómo aprenden cosas nuevas, cómo se ríen y se lo pasan bien.

–      ¡Qué divertido! Me gustaría ir contigo y conocer a los niños. Vivir aquí es muy aburrido.

–      Pero para venir conmigo tienes que pedir permiso a tus hermanos mayores. – le dijo el pájaro.

Dicho y hecho, el pájaro Pirulín entro con el número 1 en su casa y le pidió permiso a sus hermanos mayores para que pudiera ir con él a visitar el cole donde estaban los niños. ¡Qué contento estaba!

A la mañana siguiente el número 1 se puso en camino, iba pensando cómo serían los niños, y cómo sería el país en el que vivían. En lo alto de un árbol le esperaba Pirulín y al verlo de nuevo le dijo:

-“Hola, número 1! ¿Sabes, te pareces a un rayo de sol? Porque eres muy delgadito.

-Pero, ¿qué es un rayo de sol?

Pirulín, miró hacia el cielo y le señaló un rayo de sol.

–      Pero  no tiene visera como yo.

–      Jajajaja, ¡claro! Es que el rayo de sol no puede llevar visera porque taparía su luz.

Los dos amigos se pusieron en camino, seguidos muy de cerca por el rayo de sol. Y cuando llegaron al colegio. El sol atravesó con sus rayos la ventana e iluminó toda la clase.

–      ¡Anda! ¿es qué puedes atravesar las paredes?

–      No, – dijo el rayo de sol- sólo puedo atravesar los cristales y el agua.

–      ¡Jo!, tú ya estás en el colegio. ¿Nosotros podemos pasar?

–      Espera un momento- le dijo el rayo de sol- enseguida dirán tu nombre.

En ese momento la señorita empezó a hablar. Cogió el dibujo de un dragón y le preguntó a los niños. – ¿Cuántos dragones hay aquí? Todos los niños contestaron  ¡uno! Sí, el número 1 es cómo un rayo de sol, pero lleva una visera. En ese momento el número 1 no pudo aguantar más, se coló por la ventana y se puso en la pizarra.

–      ¡ Bravo! Decían los niños, ¡es el número 1!

–      Todos los niños se pusieron a aplaudir. En honor al número 1 y la seño les enseñó  esta canción.

Rayo de sol,

rayo de luz,

si llevas visera,

te conozco yo.

Tú no eres el sol.

tú no eres la luz,

Tú eres el 1

que te conozco yo.

 

untitled

images

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

LA AVENTURA DEL NÚMERO 2

Cuando el número 1 llegó a su casa y le contó a sus hermanos mayores, lo bien que se lo había pasado con el pajarito Pirulín, y cómo los niños le conocían y cantaban una canción con su nombre, el número 2 que era muy inquieto, quiso ir también a conocer a los niños.

Así, una mañana de primavera el número 2 salió de su casa en compañia de Pirulín. Íba muy contento y miraba todo lo  que veía a su alrededor. A lo lejos vió una charca con una familia de patos. Se acercó al patito más pequeño y le preguntó:

-“¿Cómo te llamas?” y  el patito le contestó: “cua cua”

– “¿Sabes? nosotros nos parecemos mucho a ti. ¿Tú quién eres? – preguntó la mamá pata.
– “Yo soy el número 2″
– ¡Tú eres el número 2” – dijeron todos los patitos. “Pues entonces, puedes ser nuestro amigo, porque nosotros tenemos 2 patas, 2 alas,…
– “¡Mira pirulín! ¡para contar las patas que tienen, dicen mi nombre!

Cuando el número 2 llegó a la escuela, la señorita estaba enseñándo a los niños dos caracoles que había cojido del campo. -“Mirad niños,- decía la maestra- ¿cuántos caracoles tengo en mi mano? Ven, Carlos, que vas a contarlos conmigo.

Carlos, salió a la pizarra y contó, 1 y 2, señorita tienes 2- dijo el niño.
Entonces la seño, dejó los caracoles en la mesa y dibujó el número 2 en la pizarra. ¿A qué se parece, niños?
-A un patito, dijeron los niños.
– ¡Muy bien! el número 2 se parece mucho a un patito, además gracias a este núemero podemos contar que tenemos 2 manos, 2 ojos, 2 orejas, 2 …
– 2 bocas – dijo María-
– Jajajajaja. No, María, boca sólo tenemos una, tenemos 2 labios pero solo una boca.
Mirad, os voy a enseñar una canción para que nunca se os olvide este número. Escuchad niños.

 

VUELTA, BAJA, ¡YA!

COMO LOS PATITOS.

VUELA, BAJA, ¡YA!

ES EL 2 LARA LA LÁ.

 

numero 22 caracp;es

LA AVENTURA DEL NÚMERO 3
Cuando llegaron el número 1 y el número 2  casa y empezaron a contarles a sus hermanos lo bien que se lo habían pasado, el número 3 quiso ir con ellos.
Al día siguiente, se pusieron de nuevo en camino. Iban un poco preocupados porque desde que habían salido,  no habían escuchado mi una sola vez al pajarito Pirulín. De repente, una hoja de trébol que había en el suelo les saludó:
-“ Hola, por fín encuentro un amigo, ¿tú eres el número tres? –le preguntó el trébol.
– “¡Síííí! – contestó el tres muy ilusionado.
– “Te pareces a mí. Mira yo tengo una, dos y tres vueltas.
-“¡Es verdad – dijeron el 1 y el 2. Pero ¿te has dado cuenta que para decir tres tienes que nombrarnos a nosotros también? ¡¡Uno, dos y tres!!
En ese momento llegó Pirulín y les dijo a los números: -“pero ¡qué hacéis ahí” ¡Daos prisa tenéis que llegar al cole y poneos en la pizarra antes de que lleguen los niños!
-“¿Yo también puedo ir? – preguntó tímidamente el número 3.
-“¡Claro, tú también puedes venir!” pero no dejes sola a la hoja de trébol, tráela también con nosotros.
Antes que los niños llegaran al cole el rayo de sol, la hojita de trébol y los número 1, 2 y 3 estaban muy formales puestos en la pizarra.
¡Qué sorpresa más grande se llevaron los niños cuando vieron el  nuevo número y además, en seguida se dieron cuenta que con ellos también estaba la hojita de trébol.
-“¡Yo he visto esa flor en el prado!” – dijo Antonio”.
– “No es una flor, ¡es una hoja de trébol! Mira tiene tres vueltas: una, dos y tre”s 
– “ Y el número que está a su lado ¿cuál será?” – preguntó María
– “Es el número tres”.
Los niños taparon con la mano un trocito del trébol y todo exclamaron –“¡Se parece al número tres!
Todos juntos cantaron esta canción:

TROCITO DE TRÉBOL
TRES, TRES, TRES,
¡QUÉ BONITO ERES!
TRES, TRES, TRES

 

 

 

 

 

c1469-1

JUEGO PARA SUMAR

wikisabersumas

JUEGO PARA REALIZAR RESTAS

restar 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s